Ñandekuera

(Entre nosotros)
 

Víctor Delgado

 

 

 

 

El presente texto publicado en la República del Paraguay por Ediciones Néike –quien ha autorizado esta reedición argentina– compensa la exigua bibliografía sobre   movimientos campesinos que todavía en pleno siglo 21 acometen luchas para conquistar la tierra.El presente texto publicado en la República del Paraguay por Ediciones Néike –quien ha autorizado esta reedición argentina– compensa la exigua bibliografía sobre   movimientos campesinos que todavía en pleno siglo 21 acometen luchas para conquistar la tierra.

En estas páginas se narra una de las experiencias más  intensas y ricas de América del Sur, protagonizada por el campesinado paraguayo. El autor, que hizo reiteradas incursiones por esa geografía rural, frecuentó asentamientos y ocupaciones; compartió vivencias con la masa campesina y estableció contacto ceñido con sus dirigentes naturales, hasta procurar una visión sin mediaciones, intensa y minuciosa de los hechos.

El trabajo, que no se atiene a reglas académicas ni guarda formas tradicionales del género periodístico, deviene en “un largo relato popular entre histórico y testimonial”. Así prefiere definirlo su autor, quinen no intenta explicar desde la erudición un fenómeno popular, adrede funde su autoría con los propios protagonistas. Cultiva paciente y mantiene con celo el predominio de sus voces. Sin descuidar el carácter literario, de un modo apasionante describe el combate de clases en cuyo curso histórico los campesinos paraguayos fueron desembarazándose progresivamente de la influencia política e ideológica de la Iglesia católica bajo cuyo amparo se organizaron en los inicios–, para ir estableciendo sus propios nucleamientos independientes, las tomas de latifundios, la organización de la producción agrícola comunitaria, la autodefensa armada ante policías y  sicarios, sus variadas formas de lucha legal, cultural, educativa, de género, etc., sobre la base de la constitución de la  Federación Nacional Campesina; una poderosa organización de los oprimidos del campo, en cuyas filas hoy mujeres y hombres  trazan recorridos superiores en su grito por la tierra.

Sobran motivos para que esta obra sea reeditada en nuestro país. La experiencia paraguaya, que contiene elementos particulares, vista en su conjunto  presenta puntos en común con la  lucha acallada de los sintierra de la Argentina, donde tampoco está ausente la violencia y la muerte, como en Chaco, Formosa y Jujuy.  En estas y otras provincias, formas organizativas como la Federación Nacional Campesina también tienen  inspiración en su similar paraguaya. Es que la lucha por la tierra, de campesinos desheredados, es un fenómeno creciente y en expansión en nuestro país, en particular  por el desbocado e irracional cultivo de la soja, expulsora de miles de campesinos y negocio inmenso de un puñado de pooles y terratenientes.

Víctor Delgado, es un periodista argentino de quien esta editorial publicó, en 1992, La felicidad es la Lucha, Conversaciones con el Dr Jorge Rocha.

 

 

 

 

  
bajar partes:
 
I             59 a 74
2             75 a 82
3             83 a 120
4           121 a 156
5           157 a 176
6           177 a 190
7           191 a 204
8           205 a 226
10         227 a 244
11         245 a 266
12         267 a 304
13         305 a 312
finales 312 a 320

 

 

Autor: Delgado, Víctor

ISBN978-950-9553-55-2

Editorial: Agora

Materia: Conflictos Sociales. 2. Historia del Paraguay. I. Título.CDD 305.563 309 89

 

Edición: 1a.ed

Fecha aparición: 2012, 1 edición

Páginas: 320

Formato: 20 x 14cm. (Rústica)


 

 

Eladio Flecha, secretario del Movimiento Popular Revolucionario Paraguay Pyahurâ, opinó sobre ‘Ñandekuéra’

“Es una gran alegría y nos da mucha satisfacción que este libro se  vuelva a editar ahora en la Argentina.  Porque significa  la difusión de nuestra historia de lucha.  En sus páginas se refleja con veracidad el trayecto de nuestro gran esfuerzo por la construcción de una organización campesina que lucha contra el latifundio y por la reforma agraria. También, la construcción de un partido revolucionario de vanguardia. Asimismo pensamos que nuestra experiencia, tan bien contada en este libro, servirá para intercambiar puntos de vistas y criterios con los compatriotas argentinos; y ojalá sirva como un aporte más a la revolución”.

 “La aparición de ‘Ñandekuéra’ en Paraguay, en su primera edición a nuestro cargo, constituyó una gran experiencia. Por primera vez se sintetizó en las páginas de un libro las vivencias cotidianas de nuestro campesinado más oprimido y explotado.  Vivencias, anécdotas y sucesos que hacen la historia de nuestras organizaciones y luchas populares, tantas veces silenciadas, quedaban registradas allí con una visión de clase. Porque en  ‘Ñandekuéra’ se encuentran plasmados nuestros avances en la lucha organizativa, más todo el sentimiento y la construcción de una identidad revolucionaria  del campesinado, basado en una conciencia política proletaria y antiimperialista. Además rescata, en un proceso político, la interacción de los protagonistas con sus organizaciones, y cómo éstas fueron creciendo y avanzando hacia un camino de transformación”.

 “Seguramente este libro será útil para comprender parte de nuestra realidad. El Paraguay, desde la caída de la dictadura y con la transición hacia la democracia, es decir desde 1989 a esta parte, no encontró aún el rumbo para solucionar los profundos problemas sociales que arrastra desde hace tiempo. La inestabilidad política, las conspiraciones palaciegas, los juicios políticos, los hechos de corrupción, el prebendarismo, la aparición de tendencias fascistas, la aplicación de políticas antinacionales y antipopulares, la expulsión del campesinado de sus comunidades como consecuencia de la sojización, el mantenimiento del latifundio, son  constantes de esta época, que la política burguesa intenta atemperar con elecciones y promesas electorales; con candidatos que apenas buscan ‘slogans’ para validar el voto. Nosotros seguimos cuestionando todo esto, y en un debate permanente para construir y sostener organizaciones con políticas propias”.